Atacama Rally 2022 provoca graves daños al patrimonio de Tarapacá

Como un atentado al patrimonio arqueológico, histórico y natural de la Región de
Tarapacá, calificó el directorio de la Corporación para el Desarrollo del Turismo y
Conservación del Patrimonio de Tarapacá (Cordetur), el XI Atacama Rally 2022, que se
realiza desde el 26 de agosto hasta el 1 de septiembre en las comunas de Iquique, Alto
Hospicio y Pozo Almonte.
El evento, que es organizado por Atacama Race Sport SpA, representado por Gerardo
Fontaine, no sólo representa una actividad nociva para el resguardo y conservación de
rutas caravaneras, sitios arqueológicos prehispánicos y de la época salitrera, sino
también de áreas prioritarias para la conservación de la biodiversidad de la región,
como los ecosistemas de niebla, flora costera nativa y sitios de nidificación de la
golondrina de mar.
Para Juan Morales, presidente de Cordetur, resulta lamentable que en la región sigan
ocurriendo situaciones que atentan y dañan el patrimonio a vista y paciencia de todos,
como ocurrió años atrás con el Rally Dakar; daños que hoy se perpetúan con la
realización de este evento de cross country, con vehículos motorizados como motos,
quads y SSV (buggyes) que circulan por el territorio, sin mediar la destrucción de sitios
de importancia patrimonial y natural.
“Lo acontecido en estos días es muy grave, por el impacto y daño que provocan estos
vehículos en su paso por el territorio tarapaqueño. Pero lo más lamentable es que el
propio Delegado Presidencial, que tiene la obligación legal de proteger nuestro
patrimonio, haya autorizado este evento, con pleno conocimiento de que causaría
daños irreparables, tras los informes técnicos de diversos servicios públicos, como el
Consejo de Monumentos Nacionales, SAG, Conaf y Seremi de Bienes Nacionales, que
alertaron de dicha situación. Incluso, el gran argumento para justificar la realización
de este evento fue que los trayectos debían ser por caminos enrolados y existentes,
cuando en las cinco rutas definidas no existen éstos”.
Al respecto, Morales comentó que en una visita a Punta Gruesa, en compañía de
Raquel Pinto, bióloga y estudiosa de la flora del norte de Chile por más de 25 años;
constataron una gran cantidad de vehículos bajando por el acantilado del sector, zona
que estaba excluida de las rutas a utilizar por ser una zona donde existen semillas y
bulbos en estado de latencia y que, en el 2015, permitieron que se produjera el
denominado fenómeno del “Desierto Florido”. Además de que cuenta con una solicitud

de declaratoria como Santuario de la Naturaleza por su condición de oasis de niebla, lo
que lo transforma en un ecosistema altamente frágil.
“Pudimos apreciar la destrucción de bulbos, restos de cerámicas y el cuerpo
desmembrado de un polluelo de un ave. Lo que vimos es sólo el final de la primera
ruta, pero qué pasará en las próximas rutas?, porque no hay fiscalizadores en los
recorridos que puedan dar cuenta de que los vehículos cumplen con las rutas sin
dañar el patrimonio y las áreas que deben ser protegidas. Sin duda, el Delegado
Presidencial y su asesores jurídicos actuaron a los menos con ingenuidad al creer que
los organizadores respetarían las indicaciones técnicas de los servicios públicos”.

OMISION
Uno de los temas que causa mayor preocupación a diversas organizaciones que
expresaron su rechazo a la realización del Atacama Rally, como el Colegio de
Arqueólogos y Arqueólogas de Chile, Sociedad Botánica de Chile, Instituto de
Geografía de la Universidad Católica y Colegio de Antropólogas y Antropólogos de
Chile, entre otros; es la omisión por parte del Delegado Presidencial de las
indicaciones emitidas por el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN).
A través del oficio Nº 3335, con fecha 22 de agosto, el secretario técnico del
organismo, Erwin Brevis, explicita que de acuerdo al análisis de los antecedentes, el
recorrido trazado pasa por diversos sitios arqueológicos prehispánicos, como
geoglifos, talleres líticos, huellas troperas; y por varios sectores donde existen
unidades geológicas con fósiles, ruinas de ex salitreras, que cuentan con la categoría
de Monumentos Arqueológico por su antigüedad y otras están en proceso de
declaratoria como Monumento Histórico.
En virtud de lo anterior, el CMN indicó que los organizadores del evento debían
presentar un informe, a cargo de un equipo arqueológico, que contuviera los
antecedentes arqueológicos del área, una planimetría georreferenciada de la
superficie con el trazado, área prospectada y hallazgos arqueológicos junto a un plan
de manejo y detalle de las medidas propuestas para la protección de dichos hallazgos,
con el fin de analizar el impacto, evaluarlo y emitir un pronunciamiento.
Según Víctor Bugueño, arqueólogo y miembro de Cordetur, resulta evidente que no se
ha cumplido con la exigencia del CMN, “toda vez que si bien el Delegado Presidencial
indicó que se debían ajustar los trazados de las rutas y entregar los tracks de los
competidores a los organismos fiscalizadores, de todos los antecedentes presentados
por los organizadores del evento, sólo se incorporó una carta de compromiso, con
fecha 25 de agosto, sobre el cuidado de los sitios arqueológicos y zonas de
biodiversidad, lo cual no se ha cumplido a cabalidad, dado los daños constatados
inicialmente y que, sin duda, tendrá efectos colaterales en el patrimonio regional”.

Por último, el presidente de Cordetur hizo un llamado a la ciudadanía a asumir la
defensa y puesta en valor del patrimonio cultural y natural de Tarapacá y, por ende, a
los alcaldes de Iquique, Alto Hospicio, Pozo Almonte y Huara, cuya opinión debe estar
incluida en la institucionalidad d el patrimonio de sus propias comunas.
“Necesitamos autoridades comprometidas realmente con el resguardo del patrimonio.
La legislación debe ser más precisa y los fiscalizadores deben actuar preventivamente,
y no sólo cuando el daño ha sido producido, porque muchas veces éste es irreparable
y nada lo compensará”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*