Jóvenes investigadores viajarán a la Antártica para encontrar hongos que podrían controlar el Alzheimer

Se trata de los doctores Jaime R. Cabrera Pardo (38) y Ramón Ahumada Rudolph
(37), ambos académicos del Departamento de Química de la Universidad del
Bío-Bío, quienes preparan su viaje para enero de 2023.
Encontrar moléculas en hongos en la Antártica que controlen el Alzheimer, será la
misión de los investigadores del Departamento de Química de la Universidad del Bío-
Bío (UBB), Jaime R. Cabrera Pardo y Ramón Ahumada Rudolph, quienes en enero de
2023 viajarán para recolectar las muestras en la región más austral de Chile.
 
La idea de esta investigación es la posibilidad de aislar microorganismos que habitan
en condiciones extremas e inexploradas que ofrece la Antártica, los que producen
moléculas con características y potencialidad únicas. 
 
Las enfermedades neurodegenerativas son unos de los retos socio-sanitarios de la
actualidad, siendo el Alzheimer una de las más prevalentes. Esta patología se
caracteriza por un deterioro cerebral, que culmina con un daño cognitivo y
trastornos del comportamiento. 
 
El doctor en Química Orgánica de la Universidad de Chicago (USA, Fulbright Fellow) y
Postdoctorado en la Universidad de Cambridge (UK, Marie Curie Fellow), Jaime R.
Cabrera Pardo, señala que “actualmente la comunidad científica está reuniendo
esfuerzos para desarrollar nuevos compuestos naturales efectivos, con el fin de
retrasar el inicio y desarrollo del Alzheimer, junto a otras patologías
neurodegenerativas”. 
 
Agrega que “se ha demostrado que algunos hongos de zonas prístinas y condiciones
extremófilas de la Antártica tienen un alto potencial de ejercer un efecto
neuroprotector, lo que constituye una gran reserva de posibles fármacos y agentes
nutracéuticos”.
 
Se estima que a nivel global, sobre 40 millones de personas padecen algún tipo de
demencia. La prevalencia de esa enfermedad en la población chilena total es de
alrededor del 1%, cifra que sube cercano al 7% en la población mayor a 60 años de
edad.
El trabajo que viene

 
Durante 12 días los investigadores recolectarán distintas muestras, como sustratos
vegetales, suelo, sedimentos y agua de mar, las que se irán procesando en el
laboratorio microbiológico de la Base Científica Profesor Julio Escudero, ubicada en
la Antártica y que es administrada por el Instituto Antártico Chileno (INACH).
 
Posteriormente, con los hongos extremófilos aislados en la Antártica, se les realizará
un estudio de secuencia genética, para analizar sus nucleótidos y comparar con la
base mundial de datos Genbank, que reúne más de 2.450 millones de cepas con
registro de identificación o si corresponde a una nueva especie.
El doctor en Ciencias Ambientales de la Universidad de Concepción y Post-Doctorado
Universidad del Bío- Bío y Fondef-Idea, Ramón Ahumada Rudolph, dijo que “en un
periodo de 3 años, nuestra investigación buscará en nuestro Laboratorio de Química
Aplicada y Sustentable – labQAS, metabolitos secundarios obtenidos desde
ecosistemas antárticos, donde realizaremos ensayos antioxidantes, antimicrobianos,
inmunomodulares, celulares y principalmente neuro-protectoras, para descubrir
moléculas activas que puedan generar con éxito su actividad farmacológica a nivel de
laboratorio”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*