Iquique-Hospicio tiene densidad de 87 personas por hectárea

La Región de Tarapacá a través de la conurbación existente entre Iquique y Alto Hospicio tiene una alta densidad por habitante a nivel nacional. Así lo dio a conocer el estudio «Metodología para medir el crecimiento urbano de las ciudades de Chile», realizado por el Minvu y el Subdepartamento de Geografía del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

El análisis, que utilizó datos del Censo 2017 y sistemas de información geográfica, detectó que en 2017 la superficie de los asentamientos humanos fue de 289.781 hectáreas con un crecimiento de 82.083 respecto a 2002.

Respecto al análisis de densidad de población, Iquique-Alto Hospicio tiene una densidad de 87 habitantes por hectárea (10 mil metros cuadrados), por debajo de Colina, que lidera con 98 y de Antofagasta con 92.

Una situación que da cuenta que el desarrollo urbano en Tarapacá está enlazado con el que en conjunto experimenta Iquique y Alto Hospicio. Así lo planteó el académico de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Arturo Prat y magíster en Urbanismo de la Universidad Católica, Víctor Valenzuela: «Se consolidó un polo urbano entre las ciudades de Iquique y Alto Hospicio, por industrias, servicios, cercanía de las mineras, lo que las convierte en zonas de atracción de flujo migratorio nacional y extranjero».

Zonas metropolitanas

El profesional aseguró que la lectura de este estudio da cuenta de un crecimiento sostenido de ambas urbes «lo que conlleva tener problemas de ciudades metropolitanas caracterizadas por alto flujo vehicular, escasez de infraestructura, servicios, espacios públicos que son propias de grandes ciudades y que se trasladan a ciudades de tamaño intermedio».

Para Valenzuela este crecimiento acelerado se nota al estar concentrados en su gran mayoría los servicios y fuentes laborales en una sola ciudad, incrementando los flujos vehiculares.

Planteó además que hay una ausencia de mecanismos de regulación urbana en ambas ciudades, donde se requiere un orden en infraestructura pública, de modo que estos equipamientos existan en forma más equitativa en la ciudad.

Explicó también que el crecimiento de Alto Hospicio fue en torno a paños urbanizados ligados al tema habitacional, ya sea vivienda social, autoconstrucción y ahora proyectos inmobiliarios. Sin embargo, según Valenzuela «son carentes de escuelas, centros médicos, centros comerciales».

Plan regulador

El arquitecto Víctor Valenzuela manifestó que los planes reguladores son instancias de planificación a futuro de las ciudades y, en este contexto, expuso que estos son necesarios para detectar estos problemas.

Por ello, aseveró que por los problemas que surgen debido a la densidad habitacional se creó una nueva institucionalidad asociada con las áreas metropolitanas, que debiesen coordinar ambas ciudades, pues a su juicio «está establecida la existencia de Iquique y Hospicio como áreas metropolitanas, con temas comunes como la basura, abastecimiento agua potable, alcantarillado. No se puede considerar a Iquique y Alto Hospicio como unidades independientes, sino que son complementarias».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *